Publicidad:
La Coctelera

¿Adiós?

Como muchos ya sabéis, Showroom termina después de casi cuatro años. En el fondo, sólo tomará otra forma y bajo la nueva forma, tendrá el mismo fondo, así que fuera lágrimas. Tengo todo el pasado por delante, que dijo alguien

Gracias a los chicos de la Coctelera, empezando por Alberto, que me animó a escribir este blog cuando hacerlo era un atrevimiento y siguiendo por todos los que lo aliñaron y lo hicieron fácil y amable. Gracias a los escasos ( pero hiperfieles) lectores que he tenido todo este tiempo. Por supuesto, gente muy cercana, como debe ser. Gracias a todos.

To be continued

Facto Delafé y Las Flores Azules

El único detalle stylish de El Corte Inglés en décadas: anunciar su primavera con Facto Delafé, el grupo más solicitado, idealizado y tarareado de mi I Pod.

La canción se llama "Mar el poder del mar" y es luminosa, como ellos.

¿Esto no se para o esto nos separa?

Prada, prada, prada

Yo soy muy de releer, de rehacer, de retomar, de repetir y de repetirme, pero es que, a veces, es inevitable.

Vuelvo a Prada.¿Cómo no hacerlo? Leía esta mañana Con V de Vogue y no puedo estar más de acuerdo con Bob, lo que pasa es que no se escribirlo como él. En épocas de crisis los mediocres se retraen y los líderes se fortalecen. Y así, en medio del aburrido mar de la moda, dos veces al año, Prada me enamora aunque lo tiene todo para no hacerlo. El encaje es difícil y en mí queda muy Lorquiano. Sigue siendo ropa de chicas y para chicas; los chicos jamás entienden qué vemos en Prada y nos ven feas vestidas de Prada, exceptuando cuando llevamos zapatos de Prada, que entonces nos ven como diosas.

Entiendo a medias la colección y eso me encanta. En el desfile de anteayer de Milan demostró que está por encima de sus competidores (mínimos), de la moda (qué saturación), y de ella misma. Eso sí, hay que ser muy guapa para llevar esa ropa. O muy lista. O muy rica. O muy sexy.

Suelo sospechar de los jóvenes creadores ( excepto gloriosas excepciones como Guesquiere y Jacobs- y aquí me estoy repitiendo). Si fuera ministra de Cultura sería su cruz, pero suelo ver más riesgo siempre en los de más de 50. Cortázar nunca fue más joven y juguetón que cuando tenía 70 años y escribió "Los autonautas de la cosmopista". Y Miuccia es toda una señora ya, perfecta entre la locura y la cordura.

Yo de mayor quiero ser como Miuccia. Así de atrevida, de segura de sí misma, con mi diademita y mi falda.

El juego de los olores

Siempre que viajo cambio de perfume, así, puedo asociar cada lugar a un olor. Esta decisión es parte del pre-viaje, tan intenso como el propio viaje. La elección suele ser azarosa, pero es definitiva: sea cual sea, la memoria va a conservarla para siempre.
No entiendo por qué mi primer viaje a Londres huele a Genny, pero huele así, y cuando lo reconozco en alguien,por la calle, recuerdo aquellos días en Marble Arch comiendo peanut butter. Mi vida en Nueva York olía a L´eau d´Issey, un perfume tan extraordinario, que me hizo cambiar las reglas de este absurdo juego y seguir usándolo a la vuelta de Estados Unidos, cuando ya vivía en Madrid. Sigo así, por ejemplo, mi primer viaje a Japón olía a Eau du Ciel de Annick Goutal y mis últimas vacaciones en la Provenza a Parfum D´ete, de Kenzo, cuando la lógica dice que debería ser al contrario; pero este juego, sus reglas y el material que maneja no tienen lógica. Siempre que repito lugares, me planteo si repetir olores o no; algo que, de nuevo, dejo en manos del azar, ese gran amigo.

Igual ocurre en mi día a día. No soy muy estricta con la clasificación tradicional de perfumes de día-noche o de invierno-verano. Asocio olores a momentos en una suerte de caos que sólo yo veo ordenado. Ahora tengo cuatro:

Violet, de Marc Jacobs, con un frasco precioso muy bien copiado por Zara. Lo llevo en los días largos, que son muchos.
Pure White Linen, de Estee Lauder, que huele a ropa limpia y llevo en los días duros, para limpiarme.
Eau de Campagne, de Sisley, uno de los mejorer olores que recuerdo y que uso cuando se que todo va a estar bien.
Louve, de Serge Lutens, uno de los perfumistas más exquisitos del mundo, que cambié (al borde de las lágrimas) a mi amiga A. por el delicioso Tuberose Gardenia, de Aerin Lauder. Llevo Louve cuando me pongo guapa

Y así vivo y huelo. Agotador.

Postsecret

Todos tenemos secretos, pero sólo algunos los escriben en una postal, los mandan al autor de un blog y permiten que dejen de ser secretos.
Me gusta la mezcla de papel y pantalla, de servilleta y blog, de pudor y exhibicionismo, de anonimato y despliegue mediático; me fascina leer secretos de otros. Y compararlos con los míos.
Una e-preciosidad para empezar 2008: Postsecret

Visto en Miss at la Playa

Listas

Como al inolvidable protagonista de High Fidelity( "MY desert-island, all-time, top five most memorable split-ups, in chronological order:...) me encanta hacer listas, tanto que estoy pensando en comenzar un blog sólo con listas.
También me gusta leerlas, pero menos, sólo cuando son tan ingeniosas y agudas como estas dos, ya clásicas en mi lista de listas de todos los fines de año.



Year in Ideas. Cada año el suplemento dominical del New York Times resume las ideas que han presidido, según ellos, los últimos 12 meses desde una perspectiva llena de aristas y de tonos. Sólo los nombres (Crowdware, Suing God, Neurorealism, Hope can be worst then hopelessness, etc) son inspiradores; qué pesada estoy con los nombres y las formas de llamar a las cosas..(léase post anterior).

La más divertida es Best of NYC, la lista que cada año publica el Village Voice para resumir lo mejor de Nueva York. Las categorías varían, claro, y no tienen desperdicio. Ejemplos: Mejor librería de segunda mano que no es Strand, mejor tienda vintage con necesidad de espejos en los probadores, mejor bar donde dar rienda suelta a tu angustia adolescente, mejor lugar para saborear el dulce aroma del capitalismo americano, mejor lugar para planear un crimen perfecto, mejor lugar para comprar puros en compañía de tipos que parecen polis retirados o extras de Los Soprano. Y así todo. Una fabulosa guía de viajes.

2008: snacks, premium y más tendencias

No es la primera vez que lesdedico un post a los chicos de Trendwatching. Les dedicaría todos, es más, dejaría el blog con un simple enlace a su web. Son inspiradores, talentosos, entretenidos, envidiables, atrevidos, creativos con el lenguaje. Alguien da mas???
Leo su pronóstico para el 2008. Ségún ellos, las tendencias de consumo del año serán:

De todas estas tendencias (relacionadas por afinidad o antagonismo) me quedo con Snack Culture. Como siempre, Trendwatching da nombre a todo eso que ya sabemos y hacemos. En este caso, consumir a bocados pequeños, sin compromisos, conociendo (y disfrutando) de la fecha de caducidad. Snack Culture es comprar un baby doll de algodón en H&M por 16 € sabiendo quesólo tendráun aspectodigno hasta marzo, momento en el que entrará en el cajón de ropa-para-estar-en-casa-medio-qué.La Snack culture es amoral, es un consumo poligámico, es entretenida.

En las antípodas está la Premiumization, la apuesta por el chuletón de buey a 40 € frente a las 7 tapas a 3 euros, por la relación estable frente a los ligues,por la seriedad frente a las bobadas (dicho esto con cario hacia los dos sustantivos).Los bienes premium son, en muchos casos, tan absurdos y superfluos como los snacks, perogracias a su prurito de calidad, están salvados en algún lugar de la conciencia.

Bienes premium son estos detergentes de The Laundress, perfectos para gente a las que el pop puro del paquete del Ariel siempre les ha chirriado; en general, a las que el pop puro siempre les ha chirriado. Gente como yo.

Water: 21_21 Design Sight

En mi lista "10 Momentos para recordar de Japón" que me paso el día haciendo y rehaciendo, siempre está "WATER" la exposición del 21_21 Design Sight.

Desde ya, este museíto ( porque Japón es muy de diminutivos) está en mi lista, también incompleta, claro, de " 10 Mis museos favoritos del mundo" (con el Dia Beacon, el Prado, el Louisiana, etc). Aunque si sus directores, unos señores que se llaman Issey Miyake, Taku Satoh, Fukasawa y Noriko Kawakami (mmm, me suenan) me oyeran, me prohibirían la entrada.

El 21_ 21 Design Sight pretende, como indica su nombre, superar el 20_20 de la visión perfecta. Es muy ambicioso en su objetivo: ver el mundo a través de los ojos del diseño pero nada grandilocuente, ni ostentoso y ni siquiera grande. Como Japón, vamos, y justo eso quiso proyectar Tadao Ando (que también nos suena) en el precioso edificio en Roppongi.

El proyecto que exponen hasta el 14 de enero trabaja sobre el agua. Lo que podría ser una exposición didáctica y alarmista más, con su inefable web y sus programas didácticos,sobre lo importante que es el agua, lo que la malgastamos y lo presente que está en nuestra vida y nuestro cuerpo es ...( suspiro).

"Water" es un ejercicio exquisito sobre la verdadera naturaleza del agua, sencillo, lleno de poesía e imaginación, que se mueve de forma perfecta entre lo artesanal y lo ultratecnológico. También es un ejercicio sobre el papel del espectador ante las exposiciones de ideas, sobre el poder de dichas exposiciones, sobre las posibilidades de la imagen y, a la vez, sobre el poder tremendo del buen diseño, sea sobre el soporte que sea. "Water" está llena de sorpresas, es muy entretenida, es seria pero no grave, respeta al que la ve pero le pone a prueba, está producida de manera impresionante y derrocha buen gusto. Como debe ser, como debería ser (en un mundo ideal) todo lo que vemos y hacemos.

Y es tan pequeña, tan callada, que no puedo evitar pensar lo fácil que hubiera sido hacerla enorme, y lo innecesario. Yo la habría hecho grande y escandalosa. Menos mal que fui a verla. Small is the new big.